no-puedo-respirar-maternidad
Embarazo,  Maternidad

No puedo respirar

No puedo respirar, y sí. sé que este es uno de los post que poca gente leerá. Ay amigas!!!! Lo sé, las personas necesitamos motivación, cosas alegres, vida feliz, ver que se puede ser feliz a costa de todo.

Pero ya expliqué que este blog va de la realidad de la maternidad, la realidad de la vida, y como no, de ser feliz, pero a veces… sólo a veces… no podemos respirar.

Y así empezó todo, cuando sentí que por más que sonreía cuando veía los ojos de mi hija, el aire no llegaba al pecho… por más que inspiraba, no entraba en el puñetero pecho. Se quedaba ahí, a medio camino.

no puedo respirar
http://vivesinansiedad.org

 

O bueno, Estúpida yo, así creí yo que empezaba todo este lío.

El pecho… estaba comprimido, me dolía. Mucho. Salir de mi querido hogar, sin la sensación de que me ahogaba era inviable, no quería ver a nadie ¿cómo es posible? Mi peculiar paciencia, que siempre ha sido infinita, había desaparecido completamente. Mi sonrisa… ¿pero dónde cojones se fue? Lloraba, lloraba sin sentido, un día, otro, otro, otro más. Sin poder evitarlo y no comprendía por qué. ¿what? que alguien me lo explique.

Dormir… esa gran facilidad que he tenido siempre para dormir… se esfumó. Mi cabeza gritaba a todas horas. Por favor, que alguien le calle la puta boca, quiero dormir por favor. Quiero dejar de dar vueltas a todas horas, desvelarme sin sentido, necesito descansar. ¿Lo entiendes maldita cabeza? Déjame dormir.

Quiero respirar.

El estómago cerrado… ¿con lo que me gusta comer a mí? Hostias que raro, ¿no?

Llevo tiempo queriendo respirar. Porfa plis. Solo una puñetera vez. Coger aire. Quiero respirar. No puedo respirar.

Y aquí estamos… en lo más hondo, cayendo y muy profundo.

Mi corazón y mi mente ya llegó a niveles extremos e insospechados. Todo el día dale que te pego, hablando sin parar. Todo el día y las noches preocupada por todo. Yo solo veía jodidos problemas en todos lados, estuvieran o no. Todo lo veía negro, fuese cual fuese la realidad. Así de simple.

Y aquí estoy, en ese agujero, aquí me hayo. ¿Cuándo empezó todo esto? Llevo así meses, ¿pero cuándo empezó?

Un día me dio por mirarme. Sólo vi unas ojeras de cansancio de aúpa. Y ahí vi lo que quise ser y vi lo que era y lo que soy en estos momentos. Un puta zombie andante aislada del mundo, intentando sonreir.

Hace días que he entendido que me había destrozado y estaba hecha añicos, no era yo. Que puedo dar más de lo que tengo. Mi auto exigencia puede darme una gran hostia hasta que no puedas más. Que la vida y nosotras, tenemos un límite de la leche. Y yo… a ese límite llegué hace mucho tiempo sin darme cuenta.

No me dí cuenta. Llevo sin poder respirar hace tanto…

Miré esas puñeteras ojeras. Esos ojos hinchados. Esas lágrimas que no paraban de salir. Y a día de hoy, me he propuesto salir de ahí donde me he metido.

Empecé a sentir cosas que ni conocía. ¿cómo es posible que no pueda respirar? Todo va bien Cris, ¿qué pasa?

El aislamiento.

No querer ver a nadie, ni familiares ni amigos. No quería saber nada de nadie. ¿Pero qué está pasando? Hostia Cris… sólo quieres estar en casa con tu hija, no salir de estas cuatro paredes, ¿qué está pasando? ¿Te has mirado guapa? Das asco y mucho miedo.

Llorar sin sentido a solas, porque sí, porque me viene en gana, ¿por qué lo haces?

Lloraba… me recomponía y me ponía a hacer cualquier cosa en casa con tal de matar el tiempo. Llevo tantos meses, que lo tomé como rutina.

Sólo sé que me iba transformando día a día en alguien no era yo y quería volver en sí… y no sabía cómo encontrar el camino de vuelta.

Así que he explotado, quiero decir basta, es hora de tener ayuda. Confesar lo que siento sin buscar culpables. Mostrar mi desesperación.

Hay que soltar poco a poco esa bola que me oprime en el jodido pecho. Qué de me deje coger aire. Quiero saber cómo hacerlo sin sentirme vacía y culpable por lo que se avecina.

Y aquí estoy, este es mi límite. No puedo respirar.

Cuadros de ansiedad y estrés. Hostia amigas! que mal suena para lo que es ¿eh?. Que poquito describe esa puta sensación de que no te entra el jodido aire al pecho por nada del mundo. De que no volverás a sonreír desde dentro. Que poquito describe la angustia, la soledad. LA ANSIEDAD.

Lo Superaré.

Necesito tiempo. Vida. Dejar ir y dejar entrar.

Y que esta experiencia, sea una más de la que aprender para no volver a caer en agujeros negros.

Tengo que aprender a decir adiós. Adiós a mi pequeño sueño, adiós sin culpabilidad.

No sé cómo lo haré. Te lo digo a tí, que no llegarás a nacer y siempre serás en mi.

aborto

Bimaternidad_crislagares_instagramCristina Lagares Sígue nuestras aventuras en Instagram Bimaternidad_crislagares_instagram

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: