embarazo ectópico maternidad

Embarazo Ectópico | Nuestro Mayor Susto

Embarazo Ectópico, ¿qué es esto? ¿qué es esta palabreja tan rara?

Lo primero de todo, yo creo que lo idóneo es que os explique muy brevemente qué es un embarazo ectópico ¿no creéis?

Un embarazo de este tipo se produce cuando el óvulo fecundado se implanta y crece fuera del útero, así de simple y hablando para tí y para mí.

El embarazo comienza con normalidad, nuestro querido óvulo fecundado tiene que hacer su recorrido hasta el útero e implantarse ahí.

En un embarazo ectópico, digamos que se queda a medio camino, en la trompa de falopio, o en mi caso, mi gran emergencia en el ovario.

Un embarazo de este tipo, no tiene futuro viable, ninguno. Un embrión no puede desarrollarse en la trompa ni en el ovario. FIN. Corre en riesgo la salud y la vida la mamá.

Dicho esto con este pequeño y conciso resumen, prosigamos a contaros qué ocurrió!

Las semanas más angustiosas de nuestras vidas. Posible embarazo Ectópico

Sí, como leéis, tal cual.

Cuando vimos el positivo en el test, fue un subidón de alegría. “Madre mía! que nos hemos quedado a la primera!!” Todo iba bien hasta que sentí que algo no iba bien. Lo juro que lo sentí.

Es un sexto sentido raruno que no explicar, pero lo sentía muy dentro de mí.

¿Qué sentí en el embarazo?

Poco después de saber que estábamos embarazados… alegría… náuseas todo el santo día, cansacio extremo y …. dolor abdominal, como si fuese a bajarme la regla.

Hasta aquí todo normal ¿no? Pues venga.. vamos ayá.bimaternidad_sintomas_embarazo

La gracia de todo esto viene cuando ese dolor abdominal, empieza a ser muy intenso única y exclusivamente en mi ovario izquierdo.

Sensación similar que os puedo comparar… es el mismo dolor de la ovulación, pero multiplicado por infinito.

Sabía que no era un dolor muscular, sabía que algo me dolía ahí dentro y tenía que ver con mi pequeño garbancito.

Visita al hospital: Posible Embarazo Ectópico

Cuando llego al hospital, todo muy rápido por suerte, me pasan directamente a ginecología. La ginecóloga, muy amable ella, me pregunta qué me ocurre, en cuanto le digo los síntomas, ya empieza a poner cara rara.

Vamos al potro… quítate la ropa, ponte ahí ante 2 ginecólogas desamparada a que te metan hasta las entrañas el ecógrafo. Según mi última fecha de la regla, estaba de casi 7 semanas. (já… ya os contaré)

¿Qué vimos en el ecógrafo?

En el Útero:

Pues un saco gestacional en el útero. BIEN

Sin embrión y sin latido. MAL (estaba de 7 semanas, ya debería de oirse)

Diagnóstico: Posible embarazo anembrionario

Conclusión: Deciden esperar a que sólo sea un embarazo incipiente.

En el ovario Izquierdo:

Pues vieron un saco, que no sabían si era gestacional o no. Lo que sí tenían claro es que era intraovarico. O sea, dentro de mi ovario había algo ahí, redondido que me estaba dando por saco.

Diagnóstico: Posible embarazo ectópico (yo… por aquel entonces, ni flower de lo que era eso hasta que me lo explicaron)

Me hicieron una Veta, muy baja… todo muy raro… deciden verme en 48h de manera urgente.

embarazo_ectopico_bimaternidad

48 h después, volvemos al Hospital

Ahí estaban esperándome, un equipo médico de 7 personas para ver mi posible embarazo ectópico. Acajonada me hallaba, oigan. Lo primero de todo… otra veta, vamos a pinchar de nuevo a Cris.

Tras los resultados de la veta y la larga espera de 2h y media eternas… me sientan en el potro del infierno, y ahí estaban 7 chicas, muy eternas, con cara de “qué coño está pasando en el ovario de esta mujer” … y como no, todas viendome de lleno mi preciado toto.

Cada una dice una cosa, el saquito del ovario ha crecido en 48h junto con la veta, el embrión del útero sigue sin verse y sin latido. Mis queridas doctoras estaban blanquitas las pobres mías… y mis piernas, de los nervios y la situación, me temblaban sin poder controlarlo.

Pasé por 3 ecógrafos distintos. En el último tuvimos resultados. Éramos una tropa súper guay por el Hospital oigan! Mi querido celador llevándome de un lado a otro y 7 ginecólogas a mi vera andando por los pasillos. Vamos al último ecógrafo de altísima resolución y bualá!!! se ve el saco vitelino del útero… son buenas noticias, la cosa avanza, el desarrollo del embrión está en proceso, solo estoy de 2 semanas menos señores! El saquito del ovario izquierdo que tanto me estaba dando por culo… Descartan un saco gestacional, descartan un quiste ovárico, descartan latido o embrión… ¿entonces? ¿qué narices tengo ahí dentro?

Pues un puñetero cuerpo lúteo que me ha dado muchísimo por culo y un gran susto. Ahora diréis “Cris, más palabras raras? ¿qué narices es un cuerpo lúteo? Pues es una estructura que formamos tras ovular, todas la tenemos al quedarnos embarazadas, cumple la función de nutrición y hormonal hasta que crece la placenta del bebé.

¿Por qué me dolía? Porque se rompió y era demasiado grande, así de simple. Me fuí de allí con la tranquilidad de que finalmente no tenía un embarazo ectópico. De haber sido así… habría que haber interrumpido el embarazo ectópico… y tal vez, nos hubieramos llevado por delante al garbancito.

Salí con la incertidumbre de mi embarazo, si iba bien o no… seguíamos sin ver embrión y latido… Toda duda se liberó en la revisión rutinaria, 1 semana después. Ahí estaba, muy pequeño él pero latiendo con fuerza. Me corrigieron las semanas de gestación, de 8 semanas y 4 días que tendría que estar desde la fecha de mi última regla, la corrigieron a 6 semanas más 5 días.

lunamarina_maternidad_firmaCristina Lagares Sígue nuestras aventuras en Instagram

¡Me dejas unas palabritas? Me haría mucha ilusión de la buena!

A %d blogueros les gusta esto: